Publicidad

Cuando un jugador de Euromillones es lo suficientemente afortunado como para ganar el bote, tiene que tomar algunas decisiones difíciles, una de las cuales es decidir la forma en que va a reclamar su premio.

A diferencia de otros muchos juegos de lotería del mundo, los ganadores del bote de Euromillones tienen la opción de reclamar el premio de forma anónima o de darse a conocer. Pese a que muchos ganadores eligen reclamar su premio sin ningún alboroto ni publicidad, también está quien decide revelar su identidad y hablar públicamente sobre su premio.

Los ganadores del bote de Euromillones Chris y Colin Weir se presentaron para reclamar su premio de 161 millones de libras en julio de 2011 y desde entonces han donado fondos a distintas entidades benéficas y organizaciones. Esta pareja podría sencillamente haber donado fondos permaneciendo en el anonimato, pero dándose a conocer y donando dinero, han ayudado a incrementar el conocimiento sobre las entidades benéficas y organizaciones elegidas. Chris y Colin estaban dubitativos sobre si compartir su buenas notificas, pero no se sentían cómodos ante la idea de tener que vivir con un secreto de tan gran dimensión. En el momento de ganar Chris dijo: “tendríamos que haber tenido que inventar mentiras para nuestros seres más queridos. No queremos vivir así".

La atención de los medios hacia los ganadores hace que mucha gente se decida a darle publicidad a su victoria. Pese a que permanecer en el anonimato puede parecer en principio la opción más interesante para evitar una atención no deseada, también significa que no recibirán una ayuda íntegra por parte de los responsables de lotería.

En el RU, los responsables de lotería suelen ofrecer ayuda a todos sus ganadores de bote mediante un asesor con el que pueden mantener el contacto tras la victoria. Sin embargo, la ayuda de la oficina de prensa de la Lotería Nacional solo está disponible si un ganador decide hacerse público. Aunque la Lotería Nacional nunca comenta detalles sobre quién decidir permanecer anónimo, los tenaces reporteros suelen ser capaces de descubrir la identidad del ganador, y el ganador debe entonces tratar con toda la prensa asistente sin ninguna ayuda o guía de la Lotería Nacional.

La cuestión de la publicidad es difícil para los ganadores del bote, y debe realizarse cuando se han tenido en cuenta todas las ventajas e inconvenientes. Pese a que muchos jugadores ganadores de un bote creerán de forma instintiva que el anonimato es la mejor opción, deben tener en cuenta si tal premio no tendría como consecuencia un cambio drástico en su estilo de vida. Como lo probable es que la respuesta sea que sí lo harían, los vecinos y los amigos observarían y podrían llamar la atención de la prensa. ¡Teniendo a la oficina de prensa experimentada de la Lotería Nacional detrás suya, entonces comienza a parecer una opción atractiva!